¿Qué ocurrió realmente en Palencia?

Nos dirigimos a Palencia para acudir a un acto abierto a toda la ciudadanía, según se expone en el comunicado oficial de la página web de la Universidad de Valladolid, en el que se van a dar cita autoridades académicas de diversos países del mundo, además del Rector, Marcos Sacristán, el Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el Consejero de Educación, Juan José Mateos.

Nos hemos vestido para la ocasión para que la apariencia no sea la excusa para impedirnos el paso y hemos decidido, para diferenciarnos claramente de los manifestantes, separarnos del resto del grupo, quienes se unirán en la protesta al Movimiento por la Escuela Pública, Laica y Gratuita y a los sindicatos.

La Catedral y la calle por la que se accede a ella, la Calle Mayor, están valladas de forma que nadie, excepto los tipos (apenas hay mujeres) con sombreros extraños que van a desfilar hasta la Catedral, pueda entrar sin toparse con la Policía. El espacio utilizable de la calle es mínimo y se forman nudos por el continuo trasiego de gente. Muchos palentinos parecen ignorar lo que ocurre y observan sorprendidos el despliegue policial.

Foto: “Sin alumnos no hay Universidad”

Mientras analizo el proceder de los policías, me dan la impresión de sentirse algo sobrepasados por las circunstancias y haber recibido órdenes un tanto subjetivas o imprecisas, lo que más tarde confirmaría. Baso este juicio en la aleatoriedad de sus decisiones: mientras unos separan las vallas para dejar pasar a algunas personas, otros responden que deben rodear la manzana para poder ir al otro lado. A veces, uno de los policías riñe a otro por considerar que ha sido muy flexible, o algo parecido.

También observo que algunos policías dejan pasar a algunas personas tras echarlas un simple vistazo, otros se niegan en rotundo y algunos buscan en una especie de “lista de invitados” para decidir quién merece pasar la valla y quién no. Entrar es complicado pero no imposible, así que intentamos hacerlo en varios tramos de la calle. El resultado es grotesco.

Diferentes conversaciones para confirmar que el criterio de entrada es algo parecido a “cualquiera que parezca joven y, por tanto, terrorista, no merece entrar y apenas tampoco una explicación”. Algunos policías nos responden con amabilidad, pero son los menos. La mayoría se conforman con un “no puedes, y punto” y otros sobrepasan la indecencia y me amenazan con un “que no me aburras chaval, ¿me has entendido?” con los ojos inyectados en sangre y un tono de voz que ni el mismísimo Hitler. Su profesionalidad y consideración a la ciudadanía que deben proteger proviene, sin duda, del nivel de sus estudios y las duras oposiciones que han tenido que aprobar.

La situación también me sugiere el debate sobre la autonomía universitaria y, por tanto, del Rector como máximo representante. ¿Ha sido él quien ha impedido que el acto sea abierto a la ciudadanía, como él mismo publicitó? Y, si no es así, ¿a quién está subordinado y dónde queda la autonomía universitaria?

En un momento determinado, fruto de mi cabreo, agarro un megáfono y explico a los presentes las diferentes excusas que me había ido dando la policía, contradiciéndose unos a otros, y cómo una señora acababa de pasar delante de nosotros gracias al simple gesto de abrir su bolso. Esto mismo se lo cuento a la televisión autonómica, que viene a entrevistarme poco después.

El periodista se mostró interesado por las declaraciones, aunque luego solo publicarían un corte de 4 segundos en el que apenas digo nada. Puedo prometer y prometo que los policías presentes, y eran muchos, se morían de vergüenza. Se decían cosas al oído, intercambiaban posiciones, hablaban por los walkies y, en fin, parecían inquietos porque les estaba dejando en evidencia.

Después de mucho tiempo de pie, con los brazos en cruz, frente a ellos, unos compañeros me dicen que allí ya no pintamos nada y que prefieren esperar en la puerta de atrás la salida de los políticos. La Policía, entonces, tiene que repartirse entre las diferentes calles de acceso y parecen improvisar. Con sus radios solicitan hombres aquí y allá. Somos muy poca gente, no superamos las 100 personas, y aun así siento que somos infinitamente superiores a ellos. Supongo que fue eso lo que les obligó a extralimitarse una vez más.

Tratan de separar los diferentes grupos de manifestantes e irnos acorralando en diferentes calles. Los primeros momentos son de confusión y hay gente justo enfrente de la Catedral: en ese momento trato de reunirme con el grupo, pues nos están aislando. Paso por delante de los dos policías que retienen a mi grupo y digo a todo el mundo que venga, pero me quedo solo. La desobediencia civil, con el objetivo claro de recuperar el espacio robado y reunificar el grupo, tuvo un coste insospechado. Sabía que me iban a devolver al redil, pero no de aquella manera.

Un policía exaltado, como si yo fuera su ración de carne diaria, viene rápidamente a por mí. Primero me agarra fuertemente y seguidamente me empuja. Cuando quiero darme la vuelta para explicarle que no es necesario que haga eso, recibo un nuevo empujón. Me giro de nuevo, aunque sin oponer resistencia, y me dobla el brazo por detrás de la espalda con saña. Entonces, forcejeo levemente para soltarme y me dobla la muñeca haciéndome mucho daño. El animal desbocado acerca su cabeza a la mía y me dice al oído: “Si vuelves a hacer eso te pego una paliza y te mato”. Me empuja, más fuerte que las otras dos veces, y me devuelve al grupo, quienes me sujetan para soportar el impacto.

Captura del vídeo que muestra cómo me dobla la muñeca y mi cara de dolor.

Después de amenazar al resto, no vaya a ser, se larga henchido como el león que acaba de destrozar a la competencia y se gana a la hembra. Cinco minutos después comienzo a llorar de rabia y les miro uno a uno, lleno de ira homicida. Tardé horas en recuperarme del shock, aunque nada me ha sentado mejor que esa agresión. Ahora soy más desobediente que nunca. Más valiente. Mucho más activista.

Después me entero de que a los compañeros de enfrente les han amedrentado con las porras en alto y les han amenazado con cargar si intentaban acercarse a la puerta trasera de la Catedral. Seguridad ante todo. Para los políticos imputados por corrupción, quiero decir.

Si algo he aprendido en la vida es que cuando alguien trata de educarte a través de gritos, golpes, o ambas, consigue exactamente el efecto contrario: que te rebeles. La educación es otra cosa. Debe ser planteada desde la empatía y el respeto o, si no, será simplemente represión. Y cuando a uno le reprimen ocurre como cuando intentas frenar la naturaleza: que aparece la pedofilia. La institución que representa Ricardo Blázquez, Arzobispo de Valladolid, presente en el acto de nuestra laica universidad, sabe bien de lo que hablo.

Foto: Los Estatutos denominan laica a la Universidad de Valladolid. Me encanta el olor del papel mojado por la mañana.

Lo que están provocando es justamente ese torrente imparable. No son conscientes de que sus actuaciones circulan como un virus por la Red. Que el daño que ocasionan es mucho mayor que el que tratan de remediar. Sus actuaciones, además de injustas, son inútiles.

Ya queda poco para que despertemos por fin, y no podríamos siquiera imaginarlo sin la ayuda de la Policía. Lanzo desde aquí, por tanto, un enorme gracias a esos seres inhumanos que dotados de una porra por la gracia de dios y el Santo Gobierno nos aclaran cada día las ideas.

Foto: “Si el Gobierno no escucha los estudiantes se rebelan”

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Todos contra el tasazo

Vuelvo a la carga. Más de 300 personas han visitado la entrada que publiqué hace dos días en la que expliqué detalladamente todo lo relativo al tasazo y a los nuevos requisitos para becas. Muchas de ellas me han agradecido las aclaraciones, debido a que estábamos inmersos en un mar de dudas del que era necesario salir, pero otras muchas, las más, han pataleado, se han indignado y se han enrabietado impotentes ante este ataque a la educación pública sin precedentes.

Ha sido tal la reacción, que me siento con la responsabilidad moral de proponer alguna alternativa. Porque siempre las hay, aunque a menudo la cegadora luz de las imposiciones gubernamentales nos impida verlas.

Nos llega desde la asamblea popular de la Universidad Politécnica de Madrid un correo (también hay un evento en Facebook) en el que nos proponen “rebelarnos ante la injusticia que supone la subida de tasas universitarias”.

A partir de aquí, diversos factores como el miedo o la comodidad nos pueden hacer huir hacia el conformismo y la aceptación de una situación que escapa de nuestra influencia. Pero os incito a seguir leyendo y que vosotros mismos deduzcáis si lo que se propone es difícil, arriesgado o irrealizable.

Estoy convencido de que, salvando algunas pequeñas diferencias, la propuesta es aplicable en todas las universidades de España. Si estamos unidos en esto, la Junta de Castilla y León se verá obligada a dar marcha atrás, como ocurrió en Sevilla.

Copio y pego:

Por lo tanto proponemos:

  • Que todos los alumnos soliciten una beca al Ministerio de Educación en el momento de realizar la matrícula.
  • Que todos los alumnos se matriculen sin abonar el importe de la matrícula hasta pasados unos meses y/o que soliciten el pago fraccionado de la matrícula.

Objetivo de la medida:

  • Si una gran cantidad de alumnos pide beca, no solo se retrasaría el pago, sino que el Ministerio se colapsaría.
  • Si se retrasa el pago todo lo posible la Universidad vería sus ingresos mermados hasta un 25%. Previsiblemente los rectores atacarían a la comunidad autónoma correspondiente, puesto que atacar a los alumnos les sería imposible (no solo es una mala jugada política, sino que sería una avalancha). En respuesta a esto los alumnos recibirían notificaciones solicitando el pago.

Procedimiento para los alumnos:

Los alumnos deberán pedir beca siempre (sin importar los requisitos). En caso de alumnos cuyos requisitos académicos no se cumplan la matricula saldrá automáticamente a pagar.

a.- Alumnos que cumplen los requisitos académicos y solicitan beca:

Los alumnos que cumplen los requisitos académicos tendrán una matrícula en la que solo deberán pagar las tasas de secretaria. El pago de la matrícula queda suspendido hasta la resolución de la beca por aspectos económicos (las resoluciones tardan hasta 8 meses en resolverse). En caso de que la universidad les obligara a pagar, solo pagarían las tasas universitarias a la espera de la resolución.

b.- Alumnos sin posibilidad de beca:

Los alumnos que, o bien no pidan beca, o bien pidiéndola no cumplan los requisitos académicos recibirán una matrícula convencional. Si bien la matrícula viene con una fecha de vencimiento de 15 días hábiles, en la práctica, el pago de las matriculas convencionales a día de hoy puede retrasarse hasta 9 MESES.

La idea es por lo tanto retrasar el pago lo máximo posible (en la UPM si no pagas la matrícula en julio hasta mayo del año siguiente no recibes ningún correo exigiéndote el pago).

Conclusión:

El boicot del pago de la matrícula es una medida efectiva y segura para presionar contra el tasazo. Los riesgos que entraña para el alumno son mínimos y más sabiendo que el PAS (Personal de Administración y Servicios) está de nuestro lado.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

Sobre subidas asumibles de precios, ayudas al estudiante y demás eufemismos

Escribo estas líneas con la pretensión de aclarar a muchos estudiantes de los nuevos Grados y de los planes a extinguir cómo se ha materializado, por fin, la subida de tasas, cuándo y cómo van a cambiar los requisitos para solicitar una beca y resolver de la forma más honesta que sea capaz todo el barullo que se ha formado y sigue dando que hablar alrededor de las nuevas medidas. En todo caso, no soy un observador externo, ni tengo la intención de ser equidistante con ciertas polémicas que como estudiante me perturban especialmente.

Lo más urgente es explicar de dónde surgen las modificaciones en la ley que reglaba hasta ahora y qué papel han jugado las comunidades autónomas. Como todos sabéis, el 20 de abril de este año se aprobó el mil-veces-nombrado Real Decreto-ley 14/2012 de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo.

Con él se impusieron una serie de medidas que en lo referente a la Universidad iban a suponer en la práctica un endurecimiento de las condiciones para recibir una beca al estudio y un aumento de los precios de las matrículas dentro de ciertos márgenes para que las comunidades autónomas decidieran en última instancia la cantidad exacta. Pero los márgenes fijados resultan tan ambiguos que podría haberse dado el caso de que si una comunidad hubiese querido reducir los precios en vez de aumentarlos hubiera podido hacerlo con el beneplácito del Real Decreto-ley.

¿Por qué? Porque la norma establece la subida en función del “precio real” de los estudios y lo que ocurre es que no tenemos en España una contabilidad analítica en nuestras universidades que nos permita saber con precisión ese coste “real”. El Observatorio del Sistema Universitario de Cataluña añade que “las pocas universidades que han intentado un cálculo preciso (como la Jaume I o la Autónoma de Barcelona), se han encontrado que no existe una metodología acordada, a nivel del conjunto del sistema universitario español, sobre cómo calcularlo”.

El Gobierno ha declarado que actualmente se cubre un 15%, aunque ellos han hecho un cálculo y el estudiante universitario en España paga, en promedio, entre el 19% y el 20% del coste de sus estudios en la primera matrícula. Teniendo en cuenta que el Real Decreto-ley fija una subida de entre el 15% y el 25% del coste, se podría haber dado el caso, como hemos dicho, de que una comunidad hubiera congelado los precios o, incluso, los hubiera bajado. Es uno de los absurdos que pueden darse, pero hay más, y de hecho se han dado.

¿Qué dice el Real Decreto-ley sobre los planes en extinción? Nada. No figura. En principio solo afectaba a Grados y Másteres, por eso en asociaciones como Alternativa Universitaria, a la cual pertenezco, no incluimos en nuestros cálculos las titulaciones en extinción y tratamos de tranquilizar a los estudiantes que habían comenzado sus estudios con condiciones más favorables. Error. Nunca más volveremos a subestimar un vacío legal de esa manera. La Junta de Castilla y León se ha aprovechado de la ambigüedad de la norma y ha aplicado el principio de igualdad de oportunidades: “Jodidos, sí, pero todos por igual”. Licenciados, Arquitectos, Ingenieros, Diplomados, Arquitectos Técnicos e Ingenieros Técnicos a apechugar también con el tasazo, aunque el Real Decreto-ley ni los mencione.

¿Y puede haber mucha diferencia de precio entre carreras de una región u otra? De hecho las hay y, por supuesto, el Real Decreto-ley no solo no lo impide, sino que lo fomenta. Permitir tanto margen sin contar con un sistema de contabilidad analítica en las universidades da vía libre a las comunidades para competir con las demás y formar un mosaico de titulaciones en España de lo más esperpéntico. “La consecuencia es una fuerte variabilidad en los precios de los mismos estudios, cursados en diferentes territorios: en cuanto a los Grados, la oscilación es prácticamente del doble, y en los Másteres universitarios (o “oficiales”), del triple”, explican en el Observatorio.

Tasazo

Ahora, vayamos a lo que nos ocupa: el tasazo. Hace dos días se publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León el Decreto 25/2012, por el que se fijan los precios públicos por servicios académicos en estudios universitarios conducentes a la obtención de títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y por servicios complementarios en las universidades públicas de Castilla y León para el curso académico 2012-2013.

Por fin se ha concretado lo que allá por mayo nos supuso tantos dolores de cabeza, cuando el Consejero de Educación de Castilla y León, Juan José Mateos, enunció las líneas generales sobre las que irían encaminadas las nuevas medidas educativas. Dijo, entre otras cosas, que “la subida en primera matrícula para un curso de 60 créditos” estaría “entre los 200 y los 400 euros”, sorprendentemente sin atragantarse al pronunciar “Educación Pública” y “subida de 400 euros” en la misma frase. Ahora sabemos que no mintió, lo que no le redime de sus pecados, me temo.

Las primeras matrículas de los planes a extinguir suben de media un 38%, las segundas un 36%, las terceras un 82% y las cuartas, que hasta ahora costaban lo mismo que las terceras, un 151%. De esta forma se penaliza más que nunca al que suspende.

Para los Grados, la cosa se complica porque han cambiado la forma de cuantificar el precio del crédito. El año pasado estaba estructurado en ramas del conocimiento ([1] Ciencias de la Salud, [2] Ciencias, [3] Ingeniería y Arquitectura, [4] Ciencias Sociales y Jurídicas y [5] Artes y Humanidades) y dentro de cada una había subgrupos con diferentes precios. Por ejemplo, el subgrupo 5.4, que tenía el precio por crédito más bajo, e incluía las carreras como Historia del Arte o Lengua Española y Literatura costaba 11.8 euros el crédito en primera matriculación. Ahora, están englobadas en el grupo E, que incluye otras como Filosofía, Geografía o Periodismo, y cuesta cada crédito 16.67 euros.

En el caso de las más caras, como eran Arquitectura, Medicina o Veterinaria, que tenían un precio por crédito en primera matriculación de 22.90 euros, pasarán a costar 29,54 euros, que es lo que corresponde a las que pertenecen al grupo A.

En cualquier caso, los Grados son un 10% más caros que las titulaciones en extinción y los Másteres algo más del doble que los Grados.

Por lo tanto,  una primera matriculación de 60 créditos en una carrera como Medicina pasará de costar aproximadamente 1500 euros a casi 1900 euros. Efectivamente, es una subida de 400 euros, como anticipó el consejero, pero la situación es más compleja si buceamos en la realidad. No hay demasiada gente en carreras de tanta dificultad que apruebe todo a la primera, por lo que hay que contar con la subida de precios en segundas, terceras y cuartas matrículas.

Siguiendo con el ejemplo de Medicina, vamos a plantear una situación verídica, aunque sea hipotética. Como los Grados son relativamente jóvenes, vamos a ponernos en el lugar de un estudiante de Licenciatura que pueda tener asignaturas de cursos diferentes. Alguien que esté estudiando cuarto curso que, imaginemos, tiene que matricularse de: un par de asignaturas de tercero que le fue imposible sacar el año anterior, aquella asignatura de segundo que se le atascó y todo cuarto. En total, 6 créditos de tercera matriculación, 12 créditos de segunda y 60 créditos de primera.

Precio/crédito para el curso 2012-2013

El año pasado, antes del tasazo, el curso le habría salido por unos 1616 euros. Si aplicamos los nuevos porcentajes de subida, su matrícula ascendería a casi 2300 euros. ¿Dónde están ahora los 400 euros de subida? La realidad es que ésta será la situación más común y no la del estudiante que apruebe todo cada año. Si antes se penalizaba al que suspendía con amplias subidas en segundas y terceras matrículas, ahora prácticamente se flagela a quien tope con uno de esos profesores “hueso” imposibles de flanquear, se encuentre en una situación personal complicada que le repercuta en sus estudios o sencillamente esté estudiando una de esas carreras que solo algunos eruditos son capaces de sacar a la primera.

Pero no todo está perdido, ahora tendremos la posibilidad de pagar la matrícula en tres cómodos plazos y sin intereses –no os emocionéis, no regalan cuberterías ni aparatos mágicos pela-pepinos- hasta marzo. El 40% al formalizar la matrícula, el 30% en diciembre y finalmente, en marzo, el 30% restante. “Es un detallito, no me deis las gracias”, dijo el consejero después de anunciarlo y ser vitoreado por hordas de estudiantes.

También hay algo que puede haber pasado desapercibido, pero que no deja de pertenecer a la subida significativa de precios en general: el coste del título académico para Graduados, Licenciados, Arquitectos, Ingenieros, Diplomados, Arquitectos Técnicos e Ingenieros Técnicos. Sí, el papelito que te acredita como tal o cual. En un año su precio aumenta en un 18.7%, pasando de costar 176.10 a 209 euros. Un resquicio más del que sacar tajada.

¿Becas? ¿Qué es eso?

¿Y con las becas qué pasa? ¿Han desmantelado ya el sistema? No, tranquilos, nos van a dar un año de asimilación para que no nos llevemos un soponcio así, sin avisar. Y creo que estoy empezando a ironizar demasiado, que es lo que ocurre cuando me cabreo, así que vayamos terminando con esto.

Hace unos días se publicó también el Real Decreto 1000/2012, de 29 de junio, por el que se establecen los umbrales de renta y patrimonio familiar y las cuantías de las becas y ayudas al estudio, para el curso 2012-2013 y se modifica parcialmente el Real Decreto 1721/2007, de 21 de diciembre, por el que se establece el régimen de las becas y ayudas al estudio personalizadas.

Lo reseñable es que se mantienen intactos los umbrales de renta y patrimonio que permiten o impiden acceder a los diferentes tipos de becas y que las cantidades a otorgar también son muy similares o iguales. El hachazo no lo han dado por ahí, tenemos que buscar al mayordomo asesino en los requisitos académicos.

La disposición adicional quinta establece para el curso 2013-2014 el aumento de los requisitos que va a continuación:

Aunque si no superas esos requisitos parecen dar una opción alternativa –y digo parece porque no queda demasiado claro- como la siguiente, en la que incluyen la nota media de las asignaturas superadas:

Y si algo me ha llamado especialmente la atención es la condición de haber obtenido un 6,5 en la selectividad, excluyendo la calificación obtenida en la fase específica, para poder optar a una beca al entrar a la Universidad. ¿No suponen todos estos filtros académicos un castigo para quien tiene increíbles talentos pero notas mediocres y un premio para mediocres que tienen dinero a rabiar y pueden permitirse cuantas carreras quieran? ¿Premiar la excelencia es castigar al que no es excelente? ¿Es más excelente quien mejores notas tiene? ¿Es el aprendizaje aprobar exámenes? ¿Puede uno formarse cuando está preocupado constantemente por cada décima de nota para poder seguir en la Universidad? ¿Qué es la Universidad?

Por último, ¿qué pensáis de lo que dice nuestro Rector sobre lo bien que se ha implantado el Plan Bolonia en la Universidad de Valladolid?

Y otra más:

“No es muy razonable que la calidad se tenga que mantener a base de sobrecargar al profesorado de la Universidad.”

¿Ha protestado por ello? ¿Por qué casi nada le parece razonable y no mueve el culo del asiento?

“Suelo ser muy prudente, pero en este caso tengo que ser muy rotundo. No se está siendo sensato.”

¿Le presentamos a algún minero que le enseñe el significado de la palabra rotundidad? ¿Dejará algún día de ser prudente y comenzará a ser consecuente?

Como estudiante, tengo miedo y rabia, señor rector. Haga algo. Gánese su sueldo por una vez.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 11 comentarios

La estafa de la luz

“Una estafa de más de 5.000 millones de euros (a 31.12.2011) iniciada en 1984 y cometida desde el BOE por el Gobierno español con la protección de los tribunales y el Congreso”. Así presenta Antonio Moreno Alfaro su página web, en la que se pueden encontrar sus investigaciones, con las que empezó en el año 1994, y con las que pretende “denunciar públicamente la tupida trama de corrupción tejida por el PSOE y el PP en la Administración del Estado”.

Si profundizamos un poco en los motivos, aunque hay cientos de páginas de información extremadamente detallada y lo suficientemente técnica como para poder imputar a docenas de altos cargos de este país, descubrimos que todo surge cuando fue despedido de su empresa, una multinacional suiza llamada Landis & Gyr, por negarse a “participar en las actividades del grupo clandestino Contact” y “denunciar a éste ante los tribunales”.

En fin, que el tipo no parece de los que ceden fácilmente a presiones. De hecho, ha estado más de 10 años en paro debido a su insumisión frente al “acoso moral” al que la empresa le sometió para doblegarle. Si buceáis por su página encontrareis pruebas suficientes de que arrojo y aplomo no le faltan.

“A pesar de las numerosas e irrebatibles pruebas documentales obrantes en los tribunales”, acusa Moreno, la estafa de la luz sigue produciéndose con total impunidad, y lo estamos viendo ahora con la nueva subida. El recibo de la luz ha subido más del 70% en 6 años y, a pesar de ello, no hay un solo indicio en los medios de comunicación que nos conduzca al delito.

Ramón Muñoz, periodista de El País, explica el drama tan breve y conciso que cabe en un tuit: “Los medios de comunicación, que reciben amplia publicidad de Endesa e Iberdrola, llevan el tema pequeñito y dan la subida por inevitable”. Y parece que hay más:

Ramón Muñoz, periodista de El País, en su Twitter (@ramonm2001)

La noticia de El País, a la vista de los hechos, se antoja liviana, por utilizar un eufemismo. Por la televisión tampoco han debido decir nada importante, pues si hubieran explicado lo que ocurre con las palabras exactas el revuelo sería supremo.

No. Parece que todo sigue en calma, como si nombrando la palabra “crisis” se pudiera excusar cualquier tipo de medida que recrudezca más la situación de pobreza que estamos viviendo. Ya no es necesario buscar explicaciones a cosas tan bochornosas como esta subida en la factura de la luz. Solo hay que echar la culpa a las circunstancias y, si me apuras, a la herencia, y ¡chas! a otro tema más importante. Como la final de la Eurocopa, por ejemplo.

Mirad, ni siquiera necesitamos que los medios de comunicación nos expliquen el engaño que venimos sufriendo desde hace casi 30 años -aunque no deja de ser lamentable que alguien como yo desde su casa encuentre información más noticiable que la que ellos ofrecen-. Basta con entrar aquí, informarse del delito, y recuperar el dinero que el Estado español, las compañías eléctricas y los fabricantes de contadores, llevan robándonos todo este tiempo.

O, si no tenéis tiempo, al menos compartidlo para dejar en evidencia a quienes no cumplen la función social de informar que les corresponde y estar más preparados ante próximos fraudes. Igual de culpable es un medio que oculta, que un ciudadano que no se informa.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

El Gran Wyoming: negro sobre blanco

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Vidas en subasta

Esta mañana, a las 10:15, he estado concentrado con la gente del 15-M que pertenece al grupo de trabajo “Stop Desahucios” para intentar parar una subasta hipotecaria y que una mujer y sus dos hijos no fueran desahuciados. La convocatoria se hizo de forma urgente durante la tarde de ayer y he querido sumarme para comprobar si acciones como ésta siguen siendo efectivas.

La visita a los Juzgados de la calle Nicolás Salmerón no ha debido durar más de 20 minutos, pues en seguida nos ha llegado desde dentro la noticia de que se pospone la subasta hasta septiembre. La mujer que iba a ser inminentemente desahuciada dispondrá de algunos meses más para renegociar las condiciones de su hipoteca con el banco. El pesimismo que noté al llegar se transformó en sonrisas, cánticos y aplausos.

Diez personas consiguieron que un banco, por miedo a ensuciar su imagen más que por lástima por su cliente, cediera en sus propósitos. Cuando activistas experimentados hablan del enorme potencial que hay en cada persona para transformar el mundo se refieren a esto.

Por eso quiero dar la enhorabuena a la gente que participa desde el principio en este tipo de protestas, por no resignarse ante el caos que se nos viene encima y la imposibilidad de abarcarlo y atajarlo. Casi dos familias son desahuciadas cada día de sus casas en nuestra ciudad, leo en El Día de Valladolid. El incremento con respecto a 2010, cuando se ordenaron desde los juzgados 464 lanzamientos de morosos (desahucios), es del 40 por ciento.

A pesar de la situación, este grupo sigue creyendo en los pequeños gestos cotidianos como forma de encauzar la rebeldía o, al menos, como necesaria contribución personal.

No estoy de acuerdo con todo lo que hace “el 15M” –no se puede definir como algo concreto debido a su homogeneidad- y quienes me siguen saben que he criticado duramente algunos planteamientos, el patente estancamiento que ha llevado a la inanición del movimiento o incluso algunas protestas que se han generalizado en los últimos tiempos con las que no estoy de acuerdo. Pero si algo he defendido siempre son las acciones contra los desahucios. Me puede el pragmatismo, y me alegra ver como un gesto tan simple puede ayudar de forma decisiva a tantas familias. No es la solución al problema, pero la acción es doble: señalar a los culpables y apoyar a los perjudicados.

* Voy a tratar de ponerme en contacto con la mujer que ha recuperado su dignidad, al menos durante un par de meses más, para que podamos conocer su historia y que las desgracias, por culpa de su cotidianeidad, no se transformen en entelequias.

Edito: Me dicen que difundir la situación personal de la persona afectada puede poner en peligro el proceso y es desaconsejable. Siento no poder profundizar más en la historia.

Fotos:

Una miembro de “Stop Desahucios” golpea la cacerola ante la atenta mirada de un policía. Vicente Sánchez

Un hombre mayor soplando un silbato entre pancartas de “Stop Desahucios”. Vicente Sánchez

La entrada de los Juzgados de la calle Nicolás Salmerón. Vicente Sánchez

El cartel desplegado en la entrada de los Juzgados. Vicente Sánchez

Miembros de “Stop Desahucios” recogiendo el cartel. Vicente Sánchez

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“Esta noche he empezado la guerra, quien quiera que me siga”

Julio Anguita vuelve a la lucha por sus problemas de corazón. ¿Qué contradicción, no? No tanto. No me refiero a los problemas cardiovasculares que le obligaron a dejar la política –la institucional- hace 12 años, sino a esa enfermedad crónica que sufre cuando el pueblo español se encuentra en problemas. Quizá por eso le llamaban “El Califa Rojo”. Por el corazón, digo.

Responsabilidad moral, lo llaman algunos. Otros, sensibilidad. El caso es que es una enfermedad de las denominadas huérfanas o raras cuyo ratio por cada 10.000 habitantes es menor de 5. Anguita, que no ha cesado jamás en su búsqueda de la cura, parece que se ha lanzado a intentarlo de nuevo. El hombre ya no puede más, la enfermedad le está matando.

“En España está instalado un Estado de Decepción en lo económico, en lo social, en lo político y en lo moral; no vivimos en una sociedad sana”, explicaba hace un par de días queriendo demostrar que su enfermedad se está extendiendo y necesita una solución rápida.

Hizo entonces un llamamiento al que no se ha prestado suficiente atención: “En Sabadell, y para todos aquellos que en España me puedan escuchar, yo asumo después de haber escuchado a compañeros y haberme comprometido con ellos, ser el referente de una operación política que intente cambiar el país”.

Si sientes una especie de malestar profundo, unido a un cabreo razonable, y piensas que es incurable, quizá Julio Anguita te esté dando la solución. O no, quién sabe. ¿Pero algo de curiosidad tendrás, no?

“Si no lo hacéis por vosotros, hacedlo por vuestros hijos”

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario