Sobre subidas asumibles de precios, ayudas al estudiante y demás eufemismos

Escribo estas líneas con la pretensión de aclarar a muchos estudiantes de los nuevos Grados y de los planes a extinguir cómo se ha materializado, por fin, la subida de tasas, cuándo y cómo van a cambiar los requisitos para solicitar una beca y resolver de la forma más honesta que sea capaz todo el barullo que se ha formado y sigue dando que hablar alrededor de las nuevas medidas. En todo caso, no soy un observador externo, ni tengo la intención de ser equidistante con ciertas polémicas que como estudiante me perturban especialmente.

Lo más urgente es explicar de dónde surgen las modificaciones en la ley que reglaba hasta ahora y qué papel han jugado las comunidades autónomas. Como todos sabéis, el 20 de abril de este año se aprobó el mil-veces-nombrado Real Decreto-ley 14/2012 de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo.

Con él se impusieron una serie de medidas que en lo referente a la Universidad iban a suponer en la práctica un endurecimiento de las condiciones para recibir una beca al estudio y un aumento de los precios de las matrículas dentro de ciertos márgenes para que las comunidades autónomas decidieran en última instancia la cantidad exacta. Pero los márgenes fijados resultan tan ambiguos que podría haberse dado el caso de que si una comunidad hubiese querido reducir los precios en vez de aumentarlos hubiera podido hacerlo con el beneplácito del Real Decreto-ley.

¿Por qué? Porque la norma establece la subida en función del “precio real” de los estudios y lo que ocurre es que no tenemos en España una contabilidad analítica en nuestras universidades que nos permita saber con precisión ese coste “real”. El Observatorio del Sistema Universitario de Cataluña añade que “las pocas universidades que han intentado un cálculo preciso (como la Jaume I o la Autónoma de Barcelona), se han encontrado que no existe una metodología acordada, a nivel del conjunto del sistema universitario español, sobre cómo calcularlo”.

El Gobierno ha declarado que actualmente se cubre un 15%, aunque ellos han hecho un cálculo y el estudiante universitario en España paga, en promedio, entre el 19% y el 20% del coste de sus estudios en la primera matrícula. Teniendo en cuenta que el Real Decreto-ley fija una subida de entre el 15% y el 25% del coste, se podría haber dado el caso, como hemos dicho, de que una comunidad hubiera congelado los precios o, incluso, los hubiera bajado. Es uno de los absurdos que pueden darse, pero hay más, y de hecho se han dado.

¿Qué dice el Real Decreto-ley sobre los planes en extinción? Nada. No figura. En principio solo afectaba a Grados y Másteres, por eso en asociaciones como Alternativa Universitaria, a la cual pertenezco, no incluimos en nuestros cálculos las titulaciones en extinción y tratamos de tranquilizar a los estudiantes que habían comenzado sus estudios con condiciones más favorables. Error. Nunca más volveremos a subestimar un vacío legal de esa manera. La Junta de Castilla y León se ha aprovechado de la ambigüedad de la norma y ha aplicado el principio de igualdad de oportunidades: “Jodidos, sí, pero todos por igual”. Licenciados, Arquitectos, Ingenieros, Diplomados, Arquitectos Técnicos e Ingenieros Técnicos a apechugar también con el tasazo, aunque el Real Decreto-ley ni los mencione.

¿Y puede haber mucha diferencia de precio entre carreras de una región u otra? De hecho las hay y, por supuesto, el Real Decreto-ley no solo no lo impide, sino que lo fomenta. Permitir tanto margen sin contar con un sistema de contabilidad analítica en las universidades da vía libre a las comunidades para competir con las demás y formar un mosaico de titulaciones en España de lo más esperpéntico. “La consecuencia es una fuerte variabilidad en los precios de los mismos estudios, cursados en diferentes territorios: en cuanto a los Grados, la oscilación es prácticamente del doble, y en los Másteres universitarios (o “oficiales”), del triple”, explican en el Observatorio.

Tasazo

Ahora, vayamos a lo que nos ocupa: el tasazo. Hace dos días se publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León el Decreto 25/2012, por el que se fijan los precios públicos por servicios académicos en estudios universitarios conducentes a la obtención de títulos de carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y por servicios complementarios en las universidades públicas de Castilla y León para el curso académico 2012-2013.

Por fin se ha concretado lo que allá por mayo nos supuso tantos dolores de cabeza, cuando el Consejero de Educación de Castilla y León, Juan José Mateos, enunció las líneas generales sobre las que irían encaminadas las nuevas medidas educativas. Dijo, entre otras cosas, que “la subida en primera matrícula para un curso de 60 créditos” estaría “entre los 200 y los 400 euros”, sorprendentemente sin atragantarse al pronunciar “Educación Pública” y “subida de 400 euros” en la misma frase. Ahora sabemos que no mintió, lo que no le redime de sus pecados, me temo.

Las primeras matrículas de los planes a extinguir suben de media un 38%, las segundas un 36%, las terceras un 82% y las cuartas, que hasta ahora costaban lo mismo que las terceras, un 151%. De esta forma se penaliza más que nunca al que suspende.

Para los Grados, la cosa se complica porque han cambiado la forma de cuantificar el precio del crédito. El año pasado estaba estructurado en ramas del conocimiento ([1] Ciencias de la Salud, [2] Ciencias, [3] Ingeniería y Arquitectura, [4] Ciencias Sociales y Jurídicas y [5] Artes y Humanidades) y dentro de cada una había subgrupos con diferentes precios. Por ejemplo, el subgrupo 5.4, que tenía el precio por crédito más bajo, e incluía las carreras como Historia del Arte o Lengua Española y Literatura costaba 11.8 euros el crédito en primera matriculación. Ahora, están englobadas en el grupo E, que incluye otras como Filosofía, Geografía o Periodismo, y cuesta cada crédito 16.67 euros.

En el caso de las más caras, como eran Arquitectura, Medicina o Veterinaria, que tenían un precio por crédito en primera matriculación de 22.90 euros, pasarán a costar 29,54 euros, que es lo que corresponde a las que pertenecen al grupo A.

En cualquier caso, los Grados son un 10% más caros que las titulaciones en extinción y los Másteres algo más del doble que los Grados.

Por lo tanto,  una primera matriculación de 60 créditos en una carrera como Medicina pasará de costar aproximadamente 1500 euros a casi 1900 euros. Efectivamente, es una subida de 400 euros, como anticipó el consejero, pero la situación es más compleja si buceamos en la realidad. No hay demasiada gente en carreras de tanta dificultad que apruebe todo a la primera, por lo que hay que contar con la subida de precios en segundas, terceras y cuartas matrículas.

Siguiendo con el ejemplo de Medicina, vamos a plantear una situación verídica, aunque sea hipotética. Como los Grados son relativamente jóvenes, vamos a ponernos en el lugar de un estudiante de Licenciatura que pueda tener asignaturas de cursos diferentes. Alguien que esté estudiando cuarto curso que, imaginemos, tiene que matricularse de: un par de asignaturas de tercero que le fue imposible sacar el año anterior, aquella asignatura de segundo que se le atascó y todo cuarto. En total, 6 créditos de tercera matriculación, 12 créditos de segunda y 60 créditos de primera.

Precio/crédito para el curso 2012-2013

El año pasado, antes del tasazo, el curso le habría salido por unos 1616 euros. Si aplicamos los nuevos porcentajes de subida, su matrícula ascendería a casi 2300 euros. ¿Dónde están ahora los 400 euros de subida? La realidad es que ésta será la situación más común y no la del estudiante que apruebe todo cada año. Si antes se penalizaba al que suspendía con amplias subidas en segundas y terceras matrículas, ahora prácticamente se flagela a quien tope con uno de esos profesores “hueso” imposibles de flanquear, se encuentre en una situación personal complicada que le repercuta en sus estudios o sencillamente esté estudiando una de esas carreras que solo algunos eruditos son capaces de sacar a la primera.

Pero no todo está perdido, ahora tendremos la posibilidad de pagar la matrícula en tres cómodos plazos y sin intereses –no os emocionéis, no regalan cuberterías ni aparatos mágicos pela-pepinos- hasta marzo. El 40% al formalizar la matrícula, el 30% en diciembre y finalmente, en marzo, el 30% restante. “Es un detallito, no me deis las gracias”, dijo el consejero después de anunciarlo y ser vitoreado por hordas de estudiantes.

También hay algo que puede haber pasado desapercibido, pero que no deja de pertenecer a la subida significativa de precios en general: el coste del título académico para Graduados, Licenciados, Arquitectos, Ingenieros, Diplomados, Arquitectos Técnicos e Ingenieros Técnicos. Sí, el papelito que te acredita como tal o cual. En un año su precio aumenta en un 18.7%, pasando de costar 176.10 a 209 euros. Un resquicio más del que sacar tajada.

¿Becas? ¿Qué es eso?

¿Y con las becas qué pasa? ¿Han desmantelado ya el sistema? No, tranquilos, nos van a dar un año de asimilación para que no nos llevemos un soponcio así, sin avisar. Y creo que estoy empezando a ironizar demasiado, que es lo que ocurre cuando me cabreo, así que vayamos terminando con esto.

Hace unos días se publicó también el Real Decreto 1000/2012, de 29 de junio, por el que se establecen los umbrales de renta y patrimonio familiar y las cuantías de las becas y ayudas al estudio, para el curso 2012-2013 y se modifica parcialmente el Real Decreto 1721/2007, de 21 de diciembre, por el que se establece el régimen de las becas y ayudas al estudio personalizadas.

Lo reseñable es que se mantienen intactos los umbrales de renta y patrimonio que permiten o impiden acceder a los diferentes tipos de becas y que las cantidades a otorgar también son muy similares o iguales. El hachazo no lo han dado por ahí, tenemos que buscar al mayordomo asesino en los requisitos académicos.

La disposición adicional quinta establece para el curso 2013-2014 el aumento de los requisitos que va a continuación:

Aunque si no superas esos requisitos parecen dar una opción alternativa –y digo parece porque no queda demasiado claro- como la siguiente, en la que incluyen la nota media de las asignaturas superadas:

Y si algo me ha llamado especialmente la atención es la condición de haber obtenido un 6,5 en la selectividad, excluyendo la calificación obtenida en la fase específica, para poder optar a una beca al entrar a la Universidad. ¿No suponen todos estos filtros académicos un castigo para quien tiene increíbles talentos pero notas mediocres y un premio para mediocres que tienen dinero a rabiar y pueden permitirse cuantas carreras quieran? ¿Premiar la excelencia es castigar al que no es excelente? ¿Es más excelente quien mejores notas tiene? ¿Es el aprendizaje aprobar exámenes? ¿Puede uno formarse cuando está preocupado constantemente por cada décima de nota para poder seguir en la Universidad? ¿Qué es la Universidad?

Por último, ¿qué pensáis de lo que dice nuestro Rector sobre lo bien que se ha implantado el Plan Bolonia en la Universidad de Valladolid?

Y otra más:

“No es muy razonable que la calidad se tenga que mantener a base de sobrecargar al profesorado de la Universidad.”

¿Ha protestado por ello? ¿Por qué casi nada le parece razonable y no mueve el culo del asiento?

“Suelo ser muy prudente, pero en este caso tengo que ser muy rotundo. No se está siendo sensato.”

¿Le presentamos a algún minero que le enseñe el significado de la palabra rotundidad? ¿Dejará algún día de ser prudente y comenzará a ser consecuente?

Como estudiante, tengo miedo y rabia, señor rector. Haga algo. Gánese su sueldo por una vez.

Anuncios

Acerca de Vicente Sánchez

Soy principalmente escritor, aunque también necesito la palabra hablada, la fotografía y la música para expresarme. La carrera de periodismo me ha servido para entender mejor a la sociedad, más mediatizada que nunca, y qué herramientas tengo para hacer llegar mi mensaje. Me gustaría que en esta nueva era triunfara por fin el amor, incondicional e infinito, ya que si pidiera justicia terminaría siendo injusto. Estoy encantado de compartir con vosotros este espacio.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Sobre subidas asumibles de precios, ayudas al estudiante y demás eufemismos

  1. Estudiante dijo:

    Mi enhorabuena por el curro. Una cosa que te has dejado es que el Consejero de Educación jamás habló públicamente de cuartas matrículas, ante lo cual casi nos creemos que igual no las subía al 90% desde ese hipotético 15%. ¡Zasca! A mí el curso que viene, en el que podría tener 15 créditos de cuarta matrícula (dos asignaturas hueso) me harían pagar más de 1300€ por estas dos joyas. Menos mal que sin docencia me lo dejan al 25%.

  2. soraya dijo:

    Lo que tendríamos que hacer al curso que viene es que nadie se matricule. Ya veriamos como el rector novia el culo. Pero no puede ser. Muy bien explicado todo.

    • Vicente Sánchez de Juan dijo:

      Hay cosas que sí que se pueden hacer, y aprovechando que la entrada ha tenido tantísimo tirón voy a aprovechar para contarlo mañana. Ójala pudiéramos no matricularnos todos a la vez…

      • soraya dijo:

        Todos no van a no matricularse porque hay quien le queda poco para acabar y si te quedan 3 asignaturas te matrículas pero entre los que no pueden realmente matricularse y los que nos solidaricemos con ellos, se iba a notar el descenso de matriculaciones.

  3. soraya dijo:

    Y hay que ver tambien que hay muchos alumnos que estan en planes a extinguir y solo les quedan asignaturas en 3 y 4 matricula y de 4° y 5, es decir, con docencia. Son 3000€ perfectamente . Y como además quieran ir a la extraordinaria no son 3 plazos sino 1.

  4. Miriam dijo:

    Hola, lo primero muchísimas gracias por el artículo, la verdad es que se agradecen algunas explicaciones 😉 Lo segundo, tengo una duda y espero que no te importe resolvérmela, al final cuales son los requisitos académicos para acceder a la beca de un master. No me queda claro ya que al final hay unos párrafos donde dice que la nota mínima será de 6´5 para los másteres de profesión (no entiendo muy bien cual es la distinción ya que todos, entiendo, te instruyen en una profesión) y de 7 para el resto. ¿Cuáles son los requisitos académicos para los másteres en el curso 2012/2013?
    Muchas gracias por todo.

    • soraya dijo:

      Los profesionalizantes son los que tienes la obligación de hacer si quieres ejercer esa profesión. Por ejemplo si quieres ser profesor de secundaria tienes la obligación de hacer el master de profesor, el que sustituye al Cap. En cambio, la gran mayoría de másteres son no profesionalizantes porque, aunque te preparan para la profesion, puedes ejercer la profesión sin hacerlo

    • Vicente Sánchez de Juan dijo:

      Ya te ha contestado Soraya, prácticamente. Por lo demás, para este año los requisitos para acceder a una beca para Máster no han cambiado, pues todos los cambios son para 2013. Dependiendo del Máster que vayas a hacer, necesitarás un 6,5 o 7 de nota media.
      ¡Un saludo!

      • Miriam dijo:

        Muchísimas gracias por responder. Casi que me doy por conteta de que “no me pille del todo”, doy el pésame a los que tenga que seguir estudiando, es totalmente injusto. :S

  5. Pingback: Todos contra el tasazo | El Pendenciero

  6. Pingback: Sobre subidas asumibles de precios, ayudas al estudiante y demás eufemismos | SoyEstudiante | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s